El sellado dental

Uno de los métodos preventivos para evitar las caries en los más pequeños es el sellado dental. Se trata de un procedimiento en el que se emplean materiales selladores, es decir capas de resina plástica, que actúan de barrera protectora frente a la formación de caries.

Por lo general, el sellado de dientes se realiza en la superficie de los molares, sellando las fisuras, fosas y pequeñas cavidades sanas mediante la resina de plástico, ya que son las zonas en las que se crean la mayoría de las caries.

Para realizar el sellado de dientes es necesario realizar una limpieza a fondo de las piezas a sellar y se recubren de un material antibacteriano. Una vez aplicadas las capas protectoras en los dientes, el especialista tendrá que comprobar periódicamente que el sellado continua en su sitio y que no es necesario volver a realizarlo.

Se calcula que los selladores tienen una duración media de 5 años, pero dependerá de cada paciente. En el caso de que los selladores se hayan perdido lo único que habrá que hacer es volver a colocarlos.

Es importante para que el sellado dure que se haga una correcta higiene bucodental, se controle la dieta, eliminando los alimentos que tengan azúcar, grasa y sal, y que lo complementemos con otras medidas como la aplicación de flúor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*