La abrasión dental

Muchas personas piensan que por lavarse los dientes con mucha energía se elimina antes la placa. Este hábito es un error ya que al aplicar tanta presión en nuestros dientes se debilitan las capas exteriores que tenemos en nuestra estructura dental.

Este fenómeno se conoce como abrasión dental y se genera cuando el cepillo de dientes fricciona con los dientes llegando a desgastar el esmalte dental. De esta manera, cepillarse los dientes ejerciendo demasiada fuerza puede afectar gravemente a la salud de nuestra boca.

Algunos de los síntomas principales de la abrasión dental son la sensibilidad dental y la aparición de pequeñas muescas en la base de los dientes. Es por ello, que debemos darnos cuenta de que algo estamos haciendo mal.

Por otro lado, una mala elección de la pasta dental puede ser el causante de la abrasión dental, ya que existen fórmulas que son más agresivas que otras.

Como os comentamos en muchas ocasiones, cuidar de nuestros dientes es fundamental para evitar problemas graves futuros. En el caso de la abrasión dental, si no se ha diagnosticado, ni tratado, se deberá realizar un empaste dental y en algunos casos se necesitará la colocación de una corona.

Para evitar cualquier problema debemos acudir a nuestro dentista habitualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*