La clorhexidina

La clorhexidina es un antiséptico que se utiliza para tratar diferentes problemas bucodentales. Por lo general, suele utilizarse para el tratamiento de la gingivitis y la periodontitis o para prevenir infecciones antes de intervenciones en las que sea necesaria la cirugía.

Gracias a sus componentes antisépticos, se inhibe la profileración de microorganismos e impiden su acción patogénica sin perjudicar los organismos superiores.

Normalmente, el tratamiento con clorhexidina suele durar de una semana a quince días y se aplica con la cantidad prescrita por el odontólogo. Este enjuague no debe rebajarse con agua, ya que está preparado en la proporción adecuada.

La clorhexidina tiene principalmente dos acciones en función de la concentración a la que se use:

  • Acción antiplaca. Se forma un depósito de clorhexidina de disolución lenta en todas las superficies dentales, lo que le convierte en antiplaca.
  • Acción antibacteriana. Detiene el crecimiento de los microorganismos a bajas concentraciones y destruye bacterias en concentraciones altas.

Sin embargo, la clorhexidina presenta ciertas desventajas, ya que si la usamos de forma continua, pueden aparecernos manchas y tinciones oscuras en los dientes y la lengua. Por ello, es importante sólo utilizarla con prescripción médica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*