La historia del hilo dental

Desde tiempos inmemoriales se ha reconocido la necesidad de utilizar diferentes objetos para la limpieza interdental. En muchos yacimientos de la Antigüedad se han encontrado palillos y otros objetos puntiagudos para la limpieza de los dientes. Pero el hilo dental cómo tal no aparece hasta el siglo XIX.

Sería entonces, a inicios del siglo XIX, cuando el Dr. Levi Spear Parmly, un dentista de Nueva Orleans, Estados Unidos, que trabajó por todo el mundo para prevenir y controlar las enfermedades dentales aplicando una estricta higiene, inventa el hilo dental para la limpieza exhaustiva entre los dientes y aconseja su uso a sus pacientes.

Aunque la primera vez que se habla de su uso es en 1815, no sería hasta finales de siglo cuando estará extendido por el mundo. Fueron varios los fabricantes, pero la patente quedará registrada a nombre de la empresa Jonhson & Jonhson hasta que en 1940 estos deciden cambiar el hilo de seda, más costoso y menos resistente, por el hilo de nylon, que se utiliza en la actualidad, junto al teflón o polietileno.

En la actualidad el hilo dental está implantado en nuestra higiene bucal, como complemento al cepillado y al enjuague. Es necesario su uso para evitar infecciones de encías, halitosis y caries. Si ya padeces alguna de estas ven a Clínica Dental Vallespir y buscaremos la solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*