La sequedad bucal (I)

La sequedad bucal aparece cuando no se genera la suficiente cantidad de saliva como para poder mantener la cavidad bucal humedecida. Se puede dar de manera aislada, pero también puede ser consecuencia de otras enfermedades un poco más graves.

Ante la sensación continua de tener sequedad bucal te aconsejamos consultar con tu odontología para establecer las causas y, de ser necesario, el tratamiento adecuado. Mientras, te dejamos algunos consejos para mejorar la sequedad bucal:

Mantener el organismo hidratado

Si bebes una buena cantidad de agua todos los días la posibilidad de sufrir sequedad bucal disminuirá notablemente. No debes esperar tener sed para comenzar a beber agua, lo ideal es tomar pequeños tragos de manera frecuente. Evita tomar agua que esté a temperaturas extremas, ya que podría generarte incomodidad y molestia.

Eliminar la cafeína y el ázucar

Evita que en tu dieta haya productos o bebidas con cafeína, también deberás evitar las bebidas carbonatadas ya que tienen la capacidad de secar aún más la cavidad oral. Los profesionales señalan que puedes tomar de manera ocasional té, café o refrescos libres de azúcar.

En el próximo post seguiremos contándote algunos trucos para mejorar la sequedad bucal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*